Contraindicaciones de la criolipólisis

Tratamientos como la criolipólisis que reducen la grasa sin los riesgos que implican métodos como  el balón intragástrico o la liposucción, por un lado, o sin el sacrificio de dietas restrictivas, por otra parte, resultan muy atractivos a un público muy amplio. Sin embargo, cada tratamiento tiene indicaciones muy específicas y la criolipólisis no es la excepción.

 

La criolipólisis está contraindicada en pacientes con crioglobulinemia, una enfermedad en la que proteínas llamadas crioglobulinas se  acumulan en la sangre y se hacen insolubles en bajas temperaturas, volviéndose gelatinosas de manera que pueden bloquear los vasos sanguíneos. Igualmente no debe aplicarse en pacientes que padecen hemoglobinuria paroxística por frío, una enfermedad de baja frecuencia que se presenta en la sangre.

 

De la misma manera, la criolipólisis no está indicada en personas obsesas o incluso con sobrepeso. El personal médico que aplica este tratamiento recomienda que la criolipólisis se emplee solamente en personas de peso normal que, a pesar de una dieta sana y ejercicio, no logran eliminar  áreas específicas  donde se acumula la grasa. En otras palabras, la criolipólisis es idónea para deshacerse de un gordito del abdomen pero no para eliminar una barriga cervecera.

 

Es recomendable para cualquier persona que considere la criolipólisis como una buena alternativa para mejorar su aspecto físico consultar primero con un médico con experiencia aplicando este tratamiento para determinar si se es un buen candidato y asegurarse que los resultados que se desean son realistas. Esta consulta inicial puede aprovecharse para que el médico examine las áreas que se quieren tratar y determinar un plan de acción adecuado, así como para resolver dudas sobre el procedimiento y para observar fotografías de “antes” y “después” de pacientes de manera que se pueda formar una mejor idea sobre qué esperar.

 

La criolipólisis permite obtener los mejores resultados en pequeñas áreas problemáticas que no desaparecen con dieta y ejercicio, por ello los candidatos idóneos son personas en una forma física aceptable, no en pacientes que desean perder grandes cantidades de grasa. Asimismo, tampoco es un sustituto para un estilo de vida saludable ni un tratamiento milagroso.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>